Posts Tagged ‘Canadá’

CORTE DE JUSTICIA DE CANADÁ JUZGARÁ A EMPRESA MINERA HUDBAY MINERALS POR GRAVES CRIMENES en GUATEMALA

domingo, julio 28th, 2013

El 17 de enero de 2007, mujeres maya q´ueqchi´ de la comunidad Lote Ocho, El Estor, Izabal, fueron violadas sexualmente por guardias de la seguridad privada de la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN), conjuntamente con agentes de la Policía Nacional Civil y el Ejército, durante un desalojo violento de tierras. El 27 de septiembre de 2009, guardias de la seguridad privada de la CGN dieron muerte a Adolfo Ich y lesionaron a Germán Chub, dejándolo parapléjico, cuando reprimieron a pobladores que protestaban para detener otro desalojo de tierras, en la comunidad Las Nubes. El despojo de tierras y la violación sexual contra mujeres indígenas son dos problemáticas entretejidas en la historia de Guatemala, que han causado enormes daños y han tenido profundas consecuencias en la vida de las mujeres, las comunidades y la sociedad en su conjunto.
Las víctimas de los hechos arriba señalados presentaron tres demandas legales en Canadá, buscando justicia y resarcimiento ante la indiferencia e impunidad en el sistema de justicia de Guatemala. La CGN en los últimos meses intensificó una campaña de coacciones y chantajes para que fueran retiradas las acciones legales en Canadá. Esta campaña se dirigió en especial contra el grupo de mujeres, ofreciendo empleos y beneficios económicos a la comunidad, a cambio de que ellas retiraran la demanda por violación sexual. La CGN, además de mantener la impunidad, pretende fragmentar la organización comunitaria, con el fin de quebrantar su lucha en defensa de la tierra y el territorio.
Como resultado de las demandas presentadas, el 22 de julio de 2013 la Jueza Carole Brown de la Corte de Justicia de Ontario, Canadá, emitió un fallo aceptando que en ese país se juzgue a la empresa HudBay Minerals por los crímenes cometidos en Guatemala por la CGN, que era subsidiaria de HudBay cuando ocurrieron los hechos de violencia. El fallo de la Corte de Justicia de Canadá tiene un significado trascendental, ya que sienta un precedente que puede contribuir a impedir que empresas extractivas transnacionales continúen violando los derechos humanos y depredando los recursos naturales en Guatemala, en Latinoamérica y el resto del mundo.
Expresamos nuestro reconocimiento al grupo de mujeres sobrevivientes de violación sexual; a Angélica Choc, viuda de Adolfo Ich; y a German Chub, por haber tenido el valor de exigir justicia frente a una poderosa empresa transnacional, a pesar de los enormes desniveles de poder y recursos entre unos y otros, así como la política represiva de la CGN, en contubernio con instituciones del Estado de Guatemala.

Guatemala, 28 de julio de 2013

Organizaciones que suscriben este comunicado:

Alianza Política Sector de Mujeres
Asociación Feminista La Cuerda
Centro de Análisis Forense y Ciencias Aplicadas – CAFCA
Centro de Acción Legal-Ambiental y Social de Guatemala – CALAS
Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos – CALDH
Centro Internacional para Investigaciones en Derechos Humanos – CIIDH
Comité de Unidad Campesina – CUC
Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial – ECAP
El refugio de la niñez
Fundación Guillermo Toriello
Guatemala Human Rights Commission/USA – GHRC
Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala – ICCPG
Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala – ODHAG
Rights Action
Seguridad en Democracia – SEDEM
Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos de Guatemala – UDEFEGUA
Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas – UNAMG

Convocatorias Internacionales 1ro de mayo 2012

martes, mayo 1st, 2012

GUATEMALA

INCORPÓRATE A LA MARCHA BAJO LA BANDERA ANARQUISTA

1 DE MAYO   .   MONUMENTO AL TRABAJO “EL MUÑECON”  ZONA 5   .   07:00 AM   .

Barcelona: Convocatoria anarquista/antiautoritaria para el Primero de Mayo

http://grupoamoryrabia.blogspot.com/2012/04/barcelona-1-de-mayo-dia-de-lucha.html

Primero de Mayo

BLOQUE LIBERTARIO

 El 1º de mayo es un día de lucha, de conmemoración. Una batalla más contra el Estado y contra el capitalismo. Una fecha que es un referente de enfrentamiento.
Surgido en 1886 de duras luchas contra la esclavitud asalariada (por la reducción del tiempo de trabajo, por la consecución de unas condiciones de vida dignas, pero sobre todo por un mundo nuevo), este día empezó a celebrarse como una conmemoración combativa frente a la muerte de 5 trabajadores anarquistas, ahorcados en Chicago en dicho contexto de lucha. Pero es una conmemoración desde la lucha, porque las condiciones de opresión se mantienen, porque el capitalismo sigue explotándonos y el Estado sometiéndonos.
En un mundo regido a su antojo por una élite política y financiera. En un mundo en el que el sometimiento cotidiano es cada día mayor y cuyo precio recae sobre las espaldas de los de abajo. En un mundo donde cada vez las condiciones de vida son más precarias, donde el control y la represión son mayores, donde las condiciones de la explotación asalariada son cada vez más duras (reformas laborales, abaratamientos de despidos, recortes de pensiones, rebaja de sueldos, aumento de la jornada de trabajo,…) y donde cada vez más los ricos y poderosos se aprovechan de nosotros (aumento de precios, desahucios, pauperización y encarecimiento de la ya de por sí envenenadora sanidad y adoctrinadora educación, etc). En un mundo donde a nosotros siempre nos toca perder pero ellos nunca pierden (paraísos fiscales, corrupción, poder, saqueos y desfalcos descarados hacia los más empobrecidos en beneficio de los que mandan), es nuestra tarea reapropiarnos de nuestras vidas y decidir cómo y en qué condiciones queremos que éstas se desarrollen. Eso es algo tan importante que no se puede dejar en manos de nadie, de ningún/a gestor/a o especialista, y menos aún en las manos de nuestros explotadores. Y esa tarea pasa por destruir el mundo de miseria en el que vivimos.
Porque no podemos permitir que el capitalismo y el Estado hagan de nosotros lo que quieran, que nos reduzca a una mera condición servil, hemos de luchar, como antaño lucharon nuestros predecesores, contra los sempiternos enemigos (Estado, Capital y cualquier forma de Autoridad, y sus defensores) para desembarazarnos de nuestras cadenas y proclamar – o al menos intentarlo –  la libertad. Es nuestro deber recordar nuestros orígenes y seguir luchando para acabar con este sistema que nos humilla y somete.  El momento es ahora, el lugar es la calle.
 Manifestación Anticapitalista
17:30 H de Plça Universitat a la Canadenca (tres chimemeas, Paralelo)

$hile: 1886-2012, Con los Mártires de Chicago en la Memoria

Fuente : http://es.contrainfo.espiv.net/2012/04/27/chile-1886-2012-con-los-martires-de-chicago-en-la-memoria/

No, no es por un crimen por lo que nos condenan a muerte, es por lo que aquí se ha dicho en todos los tonos: nos condenan a muerte por la anarquía, y puesto que se nos condena por nuestros principios, yo grito bien fuerte: ¡soy anarquista! Los desprecio, desprecio su orden, sus leyes, su fuerza, su autoridad. ¡Ahórquenme!
—Louis Lingg

 

Otro año más, otro Primero de mayo mas, el estado y el mercado han logrado parcialmente borrar el contenido de esta fecha de conmemoración disfrazándola en una inocua “fiesta del trabajo” donde patrones y empleados alienados se dan las mano para poner una soga a los(as) explotados(as), una soga mas… Nada se dice de los muertos por el estado gringo como una aleccionamiento mundial contra los orgullosos(as) revoltosos(as) y anarquistas de ayer, nada se habla sobre los valientes compañeros que pese a ver que su vida era físicamente robada por las manos del estado siguieron firmes en sus convicciones que los hacían desear un cambio radical de esta sociedad.

Samuel Fielden, Oscar Neebe, Michael Schwab, George Engel, Adolph Fischer, Louis Lingg, Michael Schwab, August Spies, Albert Parsons.

La anarquía los inspiraba y daba fuerzas, ellos no fueron represaliados y asesinados por ser simples “victimas”, los compañeros de la revuelta del Haymarket del 4 de mayo fueron consecuentes con sus ideas y sus métodos que aunque hayan o no participado en los que el estado considera crímenes fueron finalmente ahorcados por su irreductible convicción anarquista y por entender que podían ser un gran peligro para la estabilidad de su “orden” de explotación.

Hoy como ayer, aunque el capital y la autoridad han mutado a una situación espectacular y “orwelliana” se siguen manteniendo los paradigmas que llevaron a esos millones de compañeros y compañeras alrededor del mundo a luchar por cambiar radicalmente lo establecido y deshacerse de la autoridad.

 

La organización y las acciones de compañeros(as) en el mundo cada día se extienden mas, tanto en esta región como en otras partes del mundo, con autocritica y aprendizaje. Desde esta pequeña tribuna queremos saludar a todos(as) los(as) compañeros(as) alrededor del globo que mantienen intacta y consecuente la llama de la Anarquía con sus fuerzas y organización, con sus actividades y encuentros, con sus bombas y acciones, con su propaganda y sus libros, con todos los métodos consecuentes al ferviente amor a la libertad, propagando la anarquía y las practicas antiautoritarias.

Saludamos a los compañeros que hoy se encuentra en prisión o fugados, a la Gaviota, al Hiena, a los compas involucrados en el espectáculo de Caso Bombas, a los compas vinculados al Caso Security, a Ivan y Carla, al querido Tortuga, a los consecuentes compañeros de Culmine y los demás represaliados por el estado italiano, a los(as) compas de las CCF en la región griega, a Stella Antoniοu, a los(as) compas de Lucha Revolucionaria, a los que resisten en huelga de hambre, a Eat y Billy y los demás compas en Indonesia, a los presos(as) en el estado español por la huelga del 29m, a los(as) compas que resisten en la región mexicana, a los(as) compas en todas las partes del mundo, SIGAMOS PROPAGANDO LA ANARQUIA!

Hagamos que este día mas que un aburrido saludo a la bandera un dolor de cabeza para los burgueses y sus falsos críticos enquistados en las burocracias sindicales y sus nefastos partidos, hagamos nuevamente de este un día de lucha consecuente contra la autoridad, con todas la herramientas y métodos acordes a nuestras ideas, hagamos del 1ro de mayo un día para no olvidar a los burgueses que nos vienen asesinando y encarcelando desde siempre, que su privilegios a costa de nosotros(as) tengan nefastas consecuencias para su seguridad y sus prácticas, HAGAMOS DEL PRIMERO DE MAYO UN DIA PELIGROSO PARA LOS EXPLOTADORES, PARA QUE SE EXTIENDA LA REVUELTA Y LAS PRACTICAS ANTIAUTORITARIAS!

 


 

Seattle, EEUU: Notas antes del Primero de Mayo

Fuente : anarchist news

http://www.may1stseattle.org/

Cuando sólo se piensa en uno mismo difícilmente puede admitirse haber cometido un error, con lo cual no se progresa. Por eso es conveniente pensar en aquellos que prosiguen el trabajo que uno mismo ha empezado. Sólo así se impide que algo se dé por acabado.
-Bertolt Brecht

Desde que Occupy Seattle votó a favor de aprobar la convocatoria internacional para una Huelga General el Primero de Mayo, los medios de manipulación masiva no lo han mencionado ni una sola vez. Al menos, no hasta el 26 de abril. Sólo cuando un(a) incediarix intentó quemar el Banco de América, las redes se convirtieron en un hervidero de planes para derrumbar el Capitalismo el Primero de Mayo y los peligros de lxs anarquistas. En particular, en una emisión de Kiro 7 News (controlada por mormones), el reportero se aseguró de sujetar un cartel modificado de Frosted Flakes delante de la cámara y señalarlo, indicando al público que los carteles que habían visto durante dos meses tenían algo que ver con unos restos incendiarios en un banco de Seattle.

El área que rodeaba el banco, situada en el barrio de Columbia City, se llenó de la SPD (Departamento de Policía de Seattle), la ATF (Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos) y el FBI durante horas. Los cerdos estaban en el techo montando un espectáculo, recogiendo trozos de cristal en la calle, e investigando lo que a fin de cuentas equivale a una ventana rota y una marca de quemaduras.

Si yo fuese un reaccionario o tuviese miedo, empezaría a divagar sobre una conspiración policial o a alabar la belleza inherente del gesto. En mi opinión, esto fue probablemente alguien que estaba enfadadx y nunca había hecho nada como lo que estaba a punto de hacer. Pero todas las conjeturas posibles, la mía inclusive, carecen de sentido. Lo único que importa es centrarse en cómo las autoridades, los medios, y los capitalistas a los que protegen van a usar esta histeria prefabricada en beneficio propio.

Una de las formas en la que podrían hacerlo sería promover un clima de temor y desconfianza entre las personas que probablemente irían al centro de Seattle el Primero de Mayo. Otra forma sería construir un caso fuerte en la opinión pública de represión directa y contundente contra todxs aquellxs que tengan la intención de tomar el camino difícil y menos transitado, más allá de los rituales de procesión inútil.

Principalmente, hay dos grupos que organizan actos para el Primero de Mayo. Uno es la Coalición del Primero de Mayo, una red que planea una concentración y marcha, a media tarde, después de haberse acabado la jornada laboral. Esta red contiene muchos sindicatos simpatizantes del Partido Demócrata actual (si no trabajan para él). El otro grupo se llama Descoloniza/Ocupa Seattle, y está compuesto por un conjunto variado de personas y tendencias. Poco dispuestxs a colocarse bajo el ala del Partido Demócrata y su agenda procapitalista, el grupo Descoloniza/Ocupa Seattle se ha negado a permitir que el Primero de Mayo pase de la manera tradicional: largas marchas con los itinerarios de siempre, discursos eternos de las bocas de siempre, largos paseos de vuelta a casa, de vuelta a la cama, de vuelta al trabajo, una y otra vez.

Claro que a la SPD y las autoridades municipales les interesa que estos grupos se piquen el uno con el otro. Incluso puede que haya algunos en la vieja izquierda que quieran que esto ocurra. No obstante, mi esperanza y mi presunción al escribir esto es que no todos lxs involucradxs quieren que los cerdos les engañen. Su objetivo es aplastar la resistencia y lo harán utilizando todos las armas a su alcance, sobre todo, las que nosotrxs les facilitamos.

No podemos olvidar que el banco Chase ayudó a la financiación de los Nazis y les hizo 50 millones de dólares más ricos. Ni podemos olvidar que el banco Wells Fargo se lucra a través de la financiación de empresas que se encargan del mantenimento de prisiones y centros de internamiento de inmigrantes en todo el mundo. Estos bancos existen porque la gente sigue dándoles, de buena gana, su dinero y porque la gente no los ha convertido aun en pasto de las llamas. Hay que recordar que, antiguamente, el Banco de América era el Banco de Italia y fue el único banco en San Francisco que seguía prestando dinero después del gran terremoto que destruyó la ciudad. Si no hubiera sido por la desesperación de la gente que vagaba entre los escombros, posiblemente, no existiría un Banco de América.

Durante el apogeo del movimiento de Occupy Fall River, intenté abrir una cuenta en una unión de crédito local, algo fuertemente apoyado por la izquierda. Cuando comprobaron mi saldo, se me negó la cuenta. Sin embargo, si hubiera caminado tres manzanas más, el Banco de América me habría recibido con los brazos abiertos. Esta es la situación en la que también se encuentran miles de personas. Puedo comprarme un bocadillo por un dólar en McDonald’s y puedo abrir rápido una cuenta en un Banco de América. Si elijo hacer esto, solo me puedo culpar a mí mismx. Si me pillan robando carne no contaminada de una cooperativa, los empleados se cabrearán y llamarán a la poli. Si mi saldo es malo, la amistosa unión de crédito me negará la adhesión. No quiero comer comida de mierda todos los días, ni quiero tener que pagar por comida orgánica. No quiero tener una lata de tabaco llena de dinero escondida en el sótano, ni quiero ayudar a la economía, ya sea local o global. No quiero ni economía, ni dinero, ni bancos, ni capitalismo.

Marchar en círculos y escuchar discursos no ayudará a que ningunx de nosotrxs se deshaga de todas estas cosas. Y así, lógicamente, cuando hay personas que intentan romper el molde y bloquear el funcionamiento del Capital metropolitano, también hay muchas otras que nos quieren aplastar. ¿Y por qué no querrían? Queremos acabar con su sistema de muerte, el sistema que les mantiene aislados en sus escondrijos y arriba en el Poder, el sistema que existe solo porque nosotrxs lo permitimos.

Estas notas están destinadas a llegar a los ojos y oídos correctos. Con suerte, lo harán. Protegámonos lxs unxs a lxs otrxs los próximos días. Creo que ha llegado el momento de escaparnos del papel que esperan que juguemos. El Primero de Mayo, creemos algo que jamás se haya visto.

El Capitalismo es muerte
El Capitalismo está muriendo
El Capitalismo aburre


Arequipa, Perú

http://org-amoryodio.blogspot.com/2012/04/1ro-de-mayo.html

Concentración: Puerta de la catedral – Plaza de armas

9 am

Montreal, Canadá

http://grevemontreal.noblogs.org/

*

Mannheim, Baden-Wurtemberg, Deutschland ( Alemania )

http://www.akantifa-mannheim.de

Treffpunkt für Antifaschist_innen am 1. Mai

9 Uhr, Gewerkschaftshaus, Mannheim-Innenstadt
Die gemeinsame Demo startet um 10 Uhr
Im Anschluss Aktionen gegen den Naziaufmarsch im Mannheimer Süden

Lugar de encuentro para los antifascistas primero de mayo

9 horas,la casa del sindicato, centro de la ciudad de Mannheim
La manifestación conjunta se inicia a las 10 horas
A raíz de las acciones contra la manifestación nazi en el sur de Mannheim

Bloque Anticapitalista, Basilea( Suiza )

Basel,  1. Mai, Antikapitalistischer Block

http://switzerland.indymedia.org/de/2012/04/86168.shtml

1 de Mayo de 2012, 18 Horas, Discusión de eventos (Zurich, Suiza)

20 años de programas de ahorro, recortes sociales y reformas laborales en el cantón de Zurich y las consecuencias …

Discusión con un activista de la BFS (Movimiento por el Socialismo) Zurich

Martes, 1 Mayo de 2012, 18.00 reloj en la armería de la zona de cuarteles en Zurich

La BFS Zurich, bajo el título “20 años de programas de austeridad, recortes sociales y
Las reformas laborales en el cantón de Zurich. Y las consecuencias “, un folleto publicado sobre el tema. En el evento queremos dar a conocer el folleto y discutir las perspectivas de la lucha contra los programas de austeridad. Todos están invitados.


http://switzerland.indymedia.org/de/2012/04/86239.shtml

Самоуправление или диктатура – выбор за нами: 1 мая 2012 ( Россия )

El gobierno local o la dictadura – la elección es nuestra: 01 de mayo 2012 ( Rusia )

 

1° maggio anticapitalista No Tav – No Gronda ( Genova, Italia )

1° DE MAYO
INTERNACIONALISTA – ANTICAPITALISTA – REVOLUCIONARIO

Rosario, Santa Fe ( Argentina )

http://bibliotecaalbertoghiraldo.blogspot.com/2012/04/acto-anarquista-1-de-mayo.html

Autoconvocarnos para reflexionar acerca de las jornadas de Mayo de 1886 en Chicago, implica hacerlo como inquebrantable reafirmación del compromiso de lucha por la abolición del capitalismo, del trabajo asalariado, de la perversa sociedad de las mercancías, de la alienación, la explotación y la opresión. Por esto, nuestra postura continúa invariante.
Para nosotros el 1° de Mayo es Internacionalista, porque el proletariado no tiene patria; Anticapitalista, porque este sistema de muerte es el causante de todas nuestras miserias; y Revolucionario, ya que confiamos en la Revolución Social como único medio para destruir esta sociedad de clases.
¡Viva la Anarquía!

ACTO

MARTES 1° DE MAYO. 17 HS.
PLAZA MONTENEGRO (SAN MARTIN Y SAN JUAN)
Habrá oradores, feria de publicaciones, música y paneles informativos.
Los invitamos a compartir y ser partícipes de esta jornada de lucha universal ¡A la calle!

Solidaridad y complicidad con lxs presxs del G-20!

miércoles, enero 11th, 2012

Fuente : http://www.sabotagemedia.anarkhia.org/2012/01/solidaridad-y-complicidad-con-lxs-presxs-del-g-20/

traducido y modificado por sabotagemedia desde un folleto en inglés repartido en Montreal ultimamente

Solidaridad y complicidad con lxs presxs del G-20!

Ha pasado ya casi un año y medio desde que la movilización contra el G-20 en Toronto que fue lugar del arresto masivo más grande en la historia canadiense. Una operación de seguridad de mil millones de dolares enjaulando más de 1100 personas en el transcurso de un fin de semana con el fin de defender a una reunión de burócratas de las más ricas economías capitalistas. Un grupo de personas, muchxs de ellxs con la táctica “black bloc” (encapuchadxs todxs de negro), sin embargo, rompió esta paz social militarizada, una paz que existe para mantenernos obedientes y pasivxs a fin que el capital pueda fluir sin problemas. La masa negra atacó la propiedad corporativa y la policía, liberando espacios del control de la autoridad y apuntando para su destrucción los lugares del capital. ¿Qué respuesta más humana podría haber frente a un distrito financiero – un espacio urbano desprovisto de vida, subordinado a las necesidades del tráfico y del comercio, bajo la mirada de las cámaras de vigilancia, ocupada por la policía e infestada de tiendas corporativas y bancos – otra que destruirlo?

El día antes de la marcha, veinte personas fueron allanadxs y detenidxs y acusadxs de conspiración criminal por la planificación de la interrupción de la cumbre. Esta vaga acusación se utiliza cada vez más contra los anarquistas y se utiliza esencialmente por “delito de pensamiento”. Después de más de un año de las condiciones de no-asociación, de prisión preventiva, arresto domiciliario y la prohibición de publicación, seis personas tomaron un acuerdo en noviembre de 2011, declarandose culpables para disminuir sus cargos y dejar caer los cargos en contra del resto de sus compañerxs. Alex Hundert y Mandy Hiscocks esperan penas de 13.5 y 16 meses. Peter Hopperton, Erik Lankin, Leah Henderson y Adam Lewis se encuentran actualmente cumpliendo penas de prisión de 3 a 10 meses. Otrxs se enfrentan a la pena de prisión por su presunta participación en los disturbios.

La inocencia y la culpabilidad no significan nada para lxs que entienden la ley como una estructura que no nos mantiene en seguridad pero que nos quiere dominadxs. En las palabras de lxs acusadxs de conspiración, “No hay victoria en los tribunales … El sistema jurídico existe para proteger la estructura social colonial y capitalista de Canadá.” Tomar en cuenta las cuestiones de culpabilidad o inocencia es ceder a la hipocresía de lxs jueces, fiscales, o policías. No importa que la mayoría de estas personas fueron detenidas antes de que la destrucción de propiedad se produjo y no importa que no encabezaron ninguna conspiración porque lxs anarquistas no tienen dirigentes. Lo que importa es cuando se mató a lxs trabajadorxs, cuando se desalojo a la gente, cuando los bancos nos robaron, cuando cayeron todas estas bombas, cuando el aire y el agua se envenenó, no importa si reglas fueron violadas o seguidas. Hablar de reglas y leyes es perpetuar una de las más grandes mentiras de nuestra sociedad.

La represión es la consecuencia inevitable de vivir bajo la dominación del capital y del Estado, ya sea en una democracia o una dictadura, ya que pocxs son completamente ciegxs a la dominación alrededor de ellxs y varixs están dispuestxs a luchar contra ella. Para combatir la agitación social, el Estado responde con represión. Los varios sistemas de opresión apuntan todos los días hacia distintas identidades por ser enemigxs potenciales al orden social, sean indígenas, altergeneros, o no blancxs, por nombrar solo algunxs. El encarcelamiento es una estructura perfeccionando su control sobre cualquier encerradx y se manifiesta fuera de sus paredes como una amenaza hacia aquellxs cuyos privilegios no lxs engañe hacia la identificación con el poder. La represión trata de impedir que se toma la decisión sensata de la rebelión contra los sistemas que destruyen nuestras vidas y el futuro.

El nuevo proyecto de ley “duro contra el crimen” es una intensificación del control social, como es la construcción y expansión de cárceles federales que plantea proyectos en 36 cárceles federales de aquí al 2014, junto con la construcción y expansión de cárceles provinciales en cada provincia. Correctional Services Canada [Servicios Correccionales de Canadá] será el mayor contratista de la construcción al nivel nacional en 2012. La policía de la ciudad de Montreal incluso tienen un nuevo escuadrón anti-pandilla; GAMMA, dedicada a la vigilancia y la represión de los anarquistas y otros “movimientos marginales”. [GAMMA de sus siglas en francés: Vigilancia de las Actividades de los Movimientos Marginales y Anarquistas]

La prisión es la intensificación concreta de la alienación, el aislamiento y la explotación que nos rodea en nuestra vida diaria. Con un deseo de libertad viene la realización sencilla que las prisiones, y el mundo que los necesita, debe ser atacados con intenciones insurrectas. La urgencia de la revuelta se hace aún más evidente cuando el Estado está apretando sus garras en nuestra garganta en estos tiempos de austeridad.

Como anarquistas, entendemos la solidaridad como acción. Cuando actuamos expandimos también nuestra propia libertad. Cuando el Estado toma anarquistas y otrxs rebeldes en cautividad en sus jaulas de la democracia, la solidaridad revolucionaria consiste en continuar la lucha por la que están encarceladxs. La solidaridad con lxs presxs en lucha no debe ser debido a la deuda o el sacrificio, sino porque nuestra propia liberación está íntimamente ligada con su liberación y la destrucción de las cárceles. Por impulsar activamente sus luchas hacia fuera de los muros de la prisión, nuestra solidaridad se asegura de que los intentos del Estado para intimidar y controlarnos sólo se enfrenten con la intensificación de la resistencia. Nuestras luchas contra el Estado y el capital deben crecer en una fuerza que sus jaulas no pueden contener.

Perdamos el miedo y multipliquemos la rebelión contra la autoridad.

Presxs a la calle!

para más información:

conspiretoresist.wordpress.com (inglés)
sabotagemedia.anarkhia.org (inglés / francés / español)
guelphprisonersolidarity.noblogs.org (inglés)

L@s Cinco de Vancouver: Lucha armada en Canadá

lunes, diciembre 26th, 2011

Fuente : http://translatetherevolt.blogspot.com/2009/05/blog-post.html

Relacionar el anarquismo con actos deliberados de violencia puede que sea visto como algo muy natural para la mayoría de gente si se piensa acerca del anarquismo en su conjunto. Pero para la mayoría de jóvenes anarquistas, debe ser difícil de imaginar que a principios de los años 80, la lucha armada en Canadá no solo parecía posible, sino que un pequeño grupo procedente de la comunidad anarquista de Vancouver se comprometió con ella. Además, había un pequeño pero significante apoyo para estas tres acciones.

Con el nombre de Direct Action y Wimmen’s Fire Brigade, ellos nunca se reivindicaron explícitamente como anarquistas. Por esa razón tampoco lo hicieron sus simpatizantes. Aunque nunca negamos que lo fuésemos. Nuestro anarquismo se desarrollaba más en la práctica política que en la teoría y la historia. En este debate, la palabra “nosotros” debe estar referida al pequeño entorno de donde salieron los Cinco de Vancouver. Solo aquellos cinco decidieron seguir sus ideas a través de una conclusión lógica y pasar a la clandestinidad. Otros también estuvieron influenciados por evoluciones similares en distintos lugares, y compartieron el deseo de agitar Canadá políticamente.

El contexto político para Direct Action era internacional. Entre mediados, finales de los años 70 y principios de la década de los 80 la Fracción del Ejercito Rojo (Rotte Arme Fraktion,RAF) en Alemania y las Brigadas Rojas en Italia eran las agrupaciones de guerrilla más grandes dentro de toda la variedad de grupos en Europa. La insurrección en Europa parecía posible a pesar del enorme nivel de represión dirigido contra estes militantes que asesinaban y secuestraban políticos y ejecutivos. Los periódicos anarquistas canadienses como Open Road, Bulldozer y Resistance se hacían eco en Norteamérica de estas luchas.

La lucha armada también copaba a menudo la agenda en los Estados Unidos. La idea popular es que la lucha política terminó al principio de los años 70 tras el final de la guerra de Vietnam. Pero incluso si los grupos contra la guerra, y otros movimientos se habían retirado, vestigios de los grupos más militantes se habían pasado a la clandestinidad para proseguir la lucha contra el sistema. En la Coste Este, el Black Liberation Army (Ejercito de Liberación Negra) , formado en el momento en que los Black Panthers (Panteras Negras) se pasan a la clandestinidad tras haber aprendido la lección de la intensa y mortal represión que se dirigió en su contra, estuvo activo hasta el año 1981. El United Freedom Front (Frente Unido de Liberación) y el Armed Resistance Movement (Movimiento de Resistencia Armada) estuvieron activos hasta comienzos del año 1980, atentado contra edificios del gobierno para protestar contra la participación militar americana en América Central y atacando objetivos corporativos para protestar contra su participación en Sudáfrica.

En la Costa Oeste, grupos como el Symbionese Liberation Army (Ejercito Simbiótico de Liberación) y el New World Liberation Front (Frente de Liberación del Nuevo Mundo) asaltaron bancos, colocaron bombas y secuestraron a Patty Hearst, una adinerada heredera. Estos grupos eran políticamente dudosos y desde luego no eran antiautoritarios. Muchos radicales creían que estaban considerablemente infiltrados por la policía. A pesar de todo contribuyeron al juicio que planteaba que las acciones armadas podían ser efectivas ya que tuvieron su impacto.

También había muchos grupos autónomos pequeños, algunos de los cuales eran explícitamente anarquistas o antiautoritarios, que estuvieron activos hasta el final de la década. Bill Dune y Larry Giddins, por ejemplo, son dos anarquistas que continúan encarcelados en los Estados Unidos hoy en día por acciones que tuvieron lugar en aquella época. Bill y Larry fueron arrestados en octubre de 1979 tras un tiroteo por las calles de Seattle cuando intentaban sacar a un amigo de la cárcel.

El más conocido de estos grupos de la Costa Oeste era la George Jackson Brigade (Brigada George Jackson) que estaba formada por anarquistas y marxistas. Cometieron una serie de acciones en la zona de Seattle a finales de los 70, a menudo en apoyo al movimiento de los presos el cual era bastante fuerte por aquellos años. La GJB era antiautoritaria, pro-mujeres, pro-gays y lesbianas y defendía lo colectivo, a diferencia de los partidos políticos. Incluso aunque todos estes grupos fueran finalmente machacados, llegaron a ofrecer una alternativa política a organizar manifestaciones y publicar periódicos.

Open Road en Vancouver, Bulldozer en Toronto, y Resistance, que empezó en Toronto y luego se mudo a Vancouver, cubrieron la resistencia armada en los Estados Unidos y la posterior represión. Esta cobertura jugo un papel más importante cuando sus simpatizantes en Estados Unidos estaban disolviéndose, y la izquierda mayoritaria intentó distanciarse de ellos tanto como pudo. Nosotros publicamos comunicados explicando las acciones. Les proporcionamos coberturas de apoyo en sus juicios y les ofrecíamos salidas para los escritos de los combatientes que habían sido capturados. La revolución, o como mínimo una lucha prolongada, parecía algo totalmente posible. Los Cinco eran en su mayor parte producto de la ola de lucha armada en Norteamérica, y parte de la maquinaria política antibelicista del creciente movimiento anti-OTAN. Nuestra perspectiva era bastante internacionalista incluso aunque entendiésemos que debíamos trabajar dentro de nuestras situaciones locales y nacionales.

En la primavera de 1982 una bomba destruyo la casi completa subestación hidráulica de Cheekeye-Dunsmuir. Esta construcción contó con una fuerte oposición de los residentes locales en el terreno medioambiental. Se pensaba que conduciría a la industrialización de la Isla de Vancouver y a la construcción de plantas de energía nuclear para exportar las ganancias a los Estados Unidos. Cientos de kilos de dinamita pusieron fin a ese plan en medio de su proceso.

Hubo bastante apoyo local para la acción. No estaba claro si Direct Action, que había reivindicado la acción, era un grupo anarquista o no, pero no habría supuesto ninguna diferencia en el sentido de la misma.

La acción había incrementado las apuestas políticas en Canadá. Pero como el atentado había tenido lugar en un parque natural, fue fácil de ignorar. La siguiente acción no lo sería.

A última hora de la tarde del 14 de octubre de 1982, un camión hizo explosión en el exterior de las plantas de la Industria Litton en Rexdale, en la zona del noroeste de Toronto, con el resultado de millones de dólares en daños. Siete trabajadores resultaron heridos, uno de por vida. Después de unos pocos días, Direct Action emitió un comunicado, reclamando su responsabilidad. Como pieza política, el comunicado es tan relevante hoy en día como lo fue en 1982, la única diferencia sería que la Guerra Fría ha terminado. Lo más importante del mismo es la autocrítica que se hacen por haber visto a los policías y los guardias de seguridad como superhéroes. No lo eran. Los errores que cometió Direct Action se agravaron por la inadecuada respuesta tanto de las guardias como de los policías.

El atentado era bastante simple: conducir una camioneta robada cargada con dinamita a través de los portales frontales de Litton y aparcarla en frente del edificio, abandonarla y en 35 minutos la camioneta haría explosión. Para asegurar que la amenaza de bomba fuese tomada en serio, condujeron la camioneta correctamente en frente de la cabina acristalada de los guardias de seguridad. Pero los guardias no se dieron cuenta de la presencia de la camioneta aunque incluso desde la posición del conductor de la misma se podía ver de forma clara a los guardias. Entonces, la llamada de advertencia no fue comprendida. Pero por lo menos atrajo la atención de los guardias hacia la camioneta. Desgraciadamente, Direct Action eran un poco más inteligentes. Habían colocado una caja pintada de naranja fluorescente en el exterior de la camioneta, fácilmente visible desde la cabina de los guardias. Encima de la caja colocaron una hoja de papel con información e instrucciones. Esperaban que los guardias se dirigiesen hacía la caja una vez hubiesen recibido la llamada. Para enfatizar la seriedad de la situación colocaron un cartucho de dinamita desarmado encima de la caja. Otro error. Los guardias de seguridad se mantuvieron alejados de la caja, dado que no sabían que la dinamita estaba desarmada. A pesar de la evidente amenaza, los guardias de seguridad no comenzaron a evacuar la planta hasta veinte minutos después de haber recibido la llamada de advertencia. Luego la bomba estalló antes de lo previsto, probablemente activada por las señales de radio de los coches de policía que estaban llegando a la zona.

El atentado tuvo lugar en una época en la que la guerra fría entre los Estados Unidos y la URSS era bastante intensa. Ronald Reegan, representando al sector de la clase dirigente americana que estaba empeñado en hacer de los Estados Unidos el llamado imperio malvado, había sido elegido presidente. Ambos bandos estaban intentando hacer realidad los primeros pasos de la capacidad nuclear a través de la fabricación de nuevas armas como los misiles de crucero, los misiles pershing, submarinos con capacidad nuclear y la bomba de neutrones. La posibilidad de una guerra nuclear era bastante real por aquel entonces.

En respuesta, se desarrollo un movimiento pacifista en Europa, Norteamérica y otros lugares. El consentimiento de Canadá a los Estados Unidos para probar los misiles de crucero sobre el norte de Alberta y en los Territorios del Noroeste fue visto como una ofensa hacia los activistas por la paz. Litton se había convertido en el foco de las amplias protestas de los grupos pacifistas desde que se dedicó a producir el sistema de orientación para los misiles. Se habían llevado a cabo una serie de protestas pacíficas en Litton que tuvieron como resultado el arresto de decenas de manifestantes por desobediencia civil. Pero como en el caso de Cheekeye-Dunsmuir, las protestas no estaban llegando a ninguna parte.

La reacción inicial de muchos radicales y activistas al leer los titulares de los periódicos fue de júbilo. Pero esto cambio tras una reflexión sobria cuando se consideraron detenidamente las implicaciones. El atentado no era solo un desafió al Estado militarizado, sino también a la coexistencia pacífica que muchos activistas tenían con el sistema. Esta claro de que incluso con los heridos, no hubo muchas reacciones por parte del ciudadano medio. Para la mayoría de la gente el atentado era solo otro acontecimiento espectacular mas en un mundo que se estaba volviendo loco.

Naturalmente, para anarquistas y pacifistas fue un acontecimiento importante. El periódico anarco-comunista Strike! de Toronto condenó inicialmente la acción debido a que desacreditaría al movimiento. Repetía la crítica habitual de que ese tipo de acciones no podrían hacer nada por si mismas. Direct Action nunca afirmaron que así fuese. Por citar el comunicado “Así como no tenemos ningún tipo de ilusión de que acciones directas, como esta, puedan por si mismas dar lugar al fin del papel de Canadá como recurso económico y militar del Imperialismo Occidental, si que creemos que las acciones directas militantes pueden tener una función constructiva como trampolín al tipo de conciencia y organización que debe ser desarrollada si pretendemos vencer a los amos nucleares.”

Una crítica más sofisticada fue publicada anónimamente por anarquistas que provenían del entorno de Kick It Over. Se quejaban de que “el atentado en Litton no se puede decir que haya incrementado la propia actividad ni de la comunidad ni de los trabajadores en la planta”. Esta bien, aunque se puede utilizar el mismo argumento a cerca de publicar periódicos y de la mayoría de actividades que solemos hacer. Estos anarquistas no condenaron a Direct Action por ser violentos, más bien situaron la violencia en el contexto de la violencia estatal. Aunque erróneamente etiquetaron el atentado como “Terror vanguardista”, estuvieron en lo cierto al decir que “las organizaciones clandestinas tienden a aislarse del pueblo” y ver convertirse su propia existencia en un objetivo en si mismo. De nuevo, este problema no lo tienen únicamente los grupos clandestinos.

A principios de noviembre, menos de un mes después del atentado, el Toronto Globe and Mail publicó un importante artículo en primera plana relacionando el atentado de Litton con la comunidad anarquista de Vancouver. Citaba a anarquistas no identificados que trazaban las similitudes entre las políticas de Direct Action y la escena anarquista de Vancouver. En un posterior, y más compresivo, artículo otros anarquistas proporcionaron alguna información de fondo como por ejemplo cual podría ser el propósito del atentado, sin reivindicar de forma explicita que se trataba de una acción anarquista. Este artículo fue condenado por muchos anarquistas en Toronto pero ayudó a hacer llegar las ideas al conjunto de la sociedad.

A mediados de diciembre, los locales de los principales grupos pacifistas de Toronto fueron objeto de redadas así como también los hogares de sus miembros más importantes. Activistas de Toronto y Peterborough fueron buscados, hostigados y amenazados por la policía. Nunca ha estado claro en gran medida si la policía pensaba que estos pacifistas eran realmente sospechosos o si las redadas simplemente se usaban para interrumpir el desarrollo de su trabajo contra Litton. Algunos pacifistas trataron de poner tanta distancia como les fue posible entre ellos y las personas que cometieron los atentados. Pero hubo suficiente apoyo de otros pacifistas para demostrar que no era necesario llevar a cabo una ruptura total entre militantes, por lo que su posición giro simplemente a cerca del uso de la violencia. La manifestación más grande que jamás tuvo lugar contra Litton se produjo el 11 de noviembre de 1982, menos de un mes después del atentado. Como dijimos en su momento, las acciones armadas pueden hacer más visibles otras formas de protesta, en vez de menos creíbles.

Litton perdió un contrato importante poco después del atentado. Como declaro su presidente, Ronald Keating, “Ellos (los manifestantes) son un fastidio, tuvieron bastante publicidad, y los americanos leyeron cada maldito pedazo de ella. La presión de esta gente ha hecho que los americanos se lo pensasen dos veces” Añadió tristemente también que “nadie más ha sufrido atentados”.

En Vancouver, se había producido una pequeña respuesta a Cheekeye-Dunsmuir. Pero a principios de noviembre, la situación se había vuelto más intensa por el ataque con bombas incendiarias a tres tiendas de Red Hot Video, dañando seriamente dos de las mismas. La Wimmen’s Fire Brigade había decidido hacer literal el nombre de esta cadena especializada en pornografía violenta. El ataque se produjo justo cuando la industria del video se estaba lanzando. Red Hot Video, una cadena americana, construyó un inventario de cintas de video que habían sido pirateadas de películas porno hardcore. Según OpenRoad “muchas de las películas presentaban no solo escenas de sexo explicito, sino también a mujeres siendo amordazas, golpeadas, violadas, torturadas, forzadas a provocarse enemas por intrusos armados y otras formas de degradación”.

Colectivos de mujeres habían luchado contra Red Hot Video durante seis meses, pero no obtuvieron ninguna respuesta del Estado. Durante unas pocas semanas, decenas de colectivos de mujeres de toda índole publicaron comunicados de simpatía y comprensión por la acción, se convocaron manifestaciones en una docena de centros a través de la provincia, y seis tiendas de pornografía fueron cerradas, trasladadas o retiraron mucho de su material por miedo a ser el próximo objetivo. Durante dos meses las primeras acusaciones se produjeron por combinar sexo explicito y violencia.

La razón de que la acción de la Wimmen’s Fire Brigade tuviera tanto éxito no fue simplemente por la táctica empleada, sino por el hecho de que estuvo bastante bien integrada, siendo complementaria, dentro de la campaña pública. Tal como expresaba B. C. Blackout , un boletín bisemanal autónomo, “la acción de WFB solo pudo tener el impacto que tuvo debido a los meses de duro trabajo que llevaron a cabo numerosos grupos e individualidades mediante la autoformación, investigando, haciendo contactos, presionando a las autoridades, documentado sus casos – en definitiva, construyendo la infraestructura para un movimiento honrado, efectivo y de base. Así se explica el porque los grupos de mujeres fueron capaces de moverse tan rápido y coherentemente al tratar con el interés de los medios de comunicación y del público por los hechos y los comentarios tras los atentados”.

El 20 de enero de 1983 cerca de Squamish (British Columbia, Canada) los Cinco regresaban a Vancouver después de realizar prácticas de tiro en las montañas. Los policías, disfrazados como trabajadores del Departamento de Circulación, pararon su camioneta y en un ataque violento los sacaron de la misma y los arrestaron a punta de pistola. Se les acusaba de 12 a 15 cargos, incluyendo Red Hot Video, Cheekeye-Dunsmuir, conspiración para robar un furgón de Brink, así como también de conspiración para cometer más atentados. Inmediatamente después de los arrestos, la policía convocó una rueda de prensa en la cual exponían el amplio armamento que según ellos se había confiscado a los Cinco. Este fue el comienzo de lo que se conocería como el “Juicio de los medios de comunicación”, por la manera en que la policía y la acusación usaron los medios de comunicación para tratar de contaminar a la opinión pública no solo contra los Cinco, sino también contra el movimiento anarquista en general. Los titulares de los periódicos vociferaban a cerca de “la policía atrapando terroristas” y “las conexiones nacionales de las células anarquistas”. La policía llevo a cabo redadas en cuatro hogares de Vancouver la mañana siguiente a la celebración la primera reunión del grupo de apoyo. No se efectuó ningún arresto, pero se confiscaron máquinas de escribir y se produjeron abusos verbales.

La historia oficial de la policía sostenía que los avances en el caso se produjeron cuando un reportero del Globe and Mail mostró periódicos anarquistas a la policía de Toronto, la cual, al observar el comunicado de Cheekeye-Dunsmuir en Resistence, envió la dirección del apartado postal a Vancouver. Los policías, teóricamente, pusieron la dirección bajo vigilancia y finalmente fueron capaces de localizar a los Cinco a través de una serie de contactos. La historia resulto tan convincente que el periodista recibió una substanciosa recompensa antes de hablar de ello con amigos de principios y más conscientes.

Esta historia fue una tapadera para ocultar que la policía ya tenía constancia de la existencia de los cinco. Estuvieron bajo vigilancia policial por una razón o por otra desde mucho tiempo antes de la primera acción. Brent Taylor y Ann Hansen, particularmente, eran bastante conocidos en Vancouver. Un policía no necesitaba ser demasiado inteligente para considerarlos como posibles sospechosos. Muchos activistas que ni siquiera los conocían sospechaban que probablemente tenían algo que ver con Direct Action. Eran los únicos que iban regularmente enmascarados a las manifestaciones, pareciendo más preparados para una protesta en Alemania que en Vancouver.

Es bastante probable que la policía los hubiese visto llevando a cabo las acciones contra Red Hot Video. Esto gano bastante relevancia en el juicio. La policía de Vancouver obtuvo la orden judicial para pinchar sus teléfonos y poner micrófonos en sus casas con el fin de investigar el caso de Red Hot Video. Las órdenes judiciales se supone que solo pueden ser expedidas como último recurso cuando el resto de medios para la investigación no han funcionado, pero en este caso fueron expedidas poco después del ataque. Además, eran innecesarias si la policía ya sabía quien había participado en los ataques. El servicio de seguridad de la Policía Montada de Canadá (RCMP) los había observado cometer otros crímenes y los tenía bajo observación en la época del ataque a Red Hot Video, pero no existía ninguna nota de vigilancia cubriendo el periodo del ataque actual.

Se asumió que realmente la policía necesitaba pinchar los teléfonos para conectar a los cinco con Litton, para lo cual sería mucho más difícil pedir una orden judicial legal. Las pruebas obtenidas a través de estas escuchas proporcionaron la mayor parte del caso contra los Cinco, lo cual explica el porque la primera parte del juicio se enfrento con su propia legalidad.

El 13 de junio de 1983 se produjo una redada de la brigada local de Litton en la sede de Bulldozer. La orden judicial – que incluía cargos por sabotajes en Litton, calumnias insurrectas y practicar un aborto – permitía específicamente a la policía confiscar cualquier cosa relacionada con la publicación bulldozer. Se llevaron planos, cartas, artículos, revistas y la lista de subscriptores. Finalmente conseguimos recuperar todo este material después de un año de lucha legal.

El cargo de calumnias insurrectas aparentemente hacia referencia a un folleto titulado “Paz, paranoia y política” que dibujaba las políticas alrededor del atentado de Litton, el movimiento pacifista y la detención de los Cinco. Calumnia Insurrecta teóricamente implica hacer un llamamiento a un levantamiento armado contra el Estado; La última vez que el cargo había sido utilizado fue durante el año 1950 contra algunos sindicalistas en Québec. Nuestros abogados se anticiparon con avidez defendiéndonos de este cargo, y al final no se volvió a hablar del tema.

El cargo de practicar un aborto surgió cuando una matrona, Colleen Crosby, llevó a cabo una presunta extracción menstrual a una persona del colectivo Bulldozer. El hecho llamó la atención de los policías a través de las intervenciones telefónicas. La policía detuvo a Crosby una semana más tarde y la llevaron en coche durante varias horas, amenazando de acusarla de practicar un aborto salvo que les hablase sobre cualquier conexión entre Bulldozer y el atentado de Litton. Crosby de cualquier manera rechazaría cooperar, aunque tampoco tenía ninguna información que dar. Se tardaron dos años y miles de dólares en honorarios jurídicos en conseguir retirar los cargos.

El punto débil de nuestras políticas – la de los Cinco y sus simpatizantes – se hizo evidente durante el juicio y el trabajo de apoyo que hicimos alrededor del mismo. Los Cinco asumieron que acabarían cayendo bajo una ráfaga de balas, aunque en vez de la relativa gloria de una muerte espectacular se tuvieron que enfrentar con una realidad más prosaica al tener que sentarse a esperar el juicio en prisión. La carencia de una preparación, tanto política como personal, para las consecuencias casi inevitables de sus acciones se agravó con la falta de preparación de sus simpatizantes. Es fácil reimprimir comunicados de los compañeros en la clandestinidad, pero es mucho más difícil manejarse con redadas y abogados, acosos, y mirar a amigos y compañeros distanciarse justo cuando el apoyo y el trabajo se hacen más necesarios que nunca. Uno debe de ser capaz de soportar el alto estrés político durante lo que podrían ser un par de años, mientras desarrollas políticas que puede que no sean apoyadas por ninguno de tus amigos ni socios políticos, y mucho menos por la sociedad en su conjunto. Aun así, un apoyo competente y con principios es crucial si las acciones en la clandestinidad van a tener cualquier tipo de impacto duradero. La comunidad en Vancouver fue capaz de mantener una presencia dentro y fuera del tribunal durante el juicio a pesar de las diferencias que se daban en torno a la estrategia que utilizar para apoyarlos. En Toronto, fuimos capaces de mantener las ideas en circulación, pero tuvo poco impacto social.

Durante la confusión inicial, el derecho a un juicio justo se convirtió en la demanda principal. Desde que pareció posible que las escuchas que proporcionaron el grueso de las pruebas pudiesen ser rechazadas, el recorrido estrictamente legal fue difícil de soportar sin una claridad política previa que se plantease como se debían conducir los juicios. De cualquier manera, el derecho a un juicio justo no debe ser ignorado si la batalla va a ser librada en el terreno legal, pero es el campo de batalla del Estado, y su primera arma será la criminalización. La fiscalía del Estado separó la acusación en cuatro juicios, el primero de ellos trataría sobre los cargos políticos menos importantes, delitos a mano armada y conspiración para robar un furgón de Brink. Mientras que para algunas personas con cierta comprensión política podía ser obvio el porque las guerrillas necesitan armas y dinero, las imágenes de televisión de un escritorio lleno de armas, e informes de planes para asaltar un furgón de Brink, fueron mostrados concienzudamente para desmontar la reivindicación de que los Cinco eran principalmente activistas políticos. La lucha por un juicio justo atrajo el apoyo de activistas, periodistas progresistas y abogados y activistas por los derechos humanos. Pero se podían crear verdaderos problemas si el juicio se mostrase legalmente como “justo”. O cuando, como sucedió finalmente, los Cinco se declarasen culpables. Algunas personas que nos dieron su apoyo se sintieron manipuladas al haber dado su apoyo a gente culpable, incluso a pesar de que intentamos ser claros al exponer que existe una diferencia en declararse no culpable y ser inocente.

La estrategia del “Juicio de los medios de comunicación” se vino abajo cuando el tribunal dictamino que las pruebas obtenidas mediante las escuchas eran admisibles. El primer juicio por las armas y la conspiración para robar un furgón de Brink comenzó en enero de 1984. Las pruebas de los primeros cuatro meses principalmente se basaron en la época de vigilancia previa a los arrestos. En marzo, Julie Belmas y Gerry Hannah presentaron sus alegatos de culpabilidad, Red Hot Video inclusive, y para Julie, el atentado de Litton. En abril, Doug Stewart fue absuelto de los cargos de Brink pero fue declarado culpable por delito a mano armada. En junio, se declaró culpable de Cheekeye-Dunsmuir. El jurado declaró culpables a Ann y Brent por todos los cargos del primer juicio. En junio, mediante un movimiento sorpresa, Ann se declaró culpable de Cheekeye-Dunsmuir y Litton.

Trajeron a Brent a Toronto para un juicio sobre Litton y finalmente se declaró culpable. Reconociendo nuestra propia debilidad, le dijimos que poco se podía conseguir políticamente en Toronto si el juicio seguía adelante. En nuestro relativo aislamiento era difícil imaginarnos asumiendo lo que hubiese tenido que ser un esfuerzo importante al presentar las políticas que había detrás del atentando a través de unos medios de comunicación hostiles. Sin embargo no hacerlo significaba que nunca existía un enfoque a largo plazo ni tampoco un sentido de dirección para aquellos que puede que estuviesen dispuestos a presentarse con un apoyo más activo. No era nuestro mayor momento de gloria.

Para resumir esta parte, dejadme que cite la declaración de la sentencia de Ann, “Cuando fui arrestada al principio, fui intimidada y cercada por el tribunal y las prisiones. Este miedo me proporciono la base para creer que si participaba en el juego legal, podría conseguir mi absolución o una reducción de condena. Este miedo oscureció mi visión y me engaño al pensar que el sistema judicial podría darme una oportunidad. Pero estos seis meses en los tribunales agudizaron mis percepciones y fortalecieron mis convicciones políticas al ver que el juego legal esta amañado y a los presos políticos les han repartido cartas marcadas”.

Doug Stewart fue sentenciado a seis años, y cumplió un máximo de cuatro. Gerry Hannah a diez años, pero quedo libre a los cinco. Julie, con solo veintiún años en el momento de la sentencia, a veinte años. Apeló y se la reducieron cinco años cuando se puso en contra de Ann y Brent, saboteando eficazmente sus apelaciones. Mucha gente se cabreó bastante con esta traición de Julie, pero su testimonio no fue la razón por la que Ann y Brent fueron condenados. Si Julie realmente quisiese hacer un trato podría haber implicado a otra gente mintiendo. Pero no hizo esto.

Brent fue condenado a veintidós años y Ann a cadena perpetua. Las sentencias, especialmente las de Ann y Brent, se consideraron excesivamente duras. Pero el Estado quería sofocar cualquier incipiente actividad guerrillera. El sistema penitenciario, sin embargo, es el que realmente determina cuanto tiempo tiene que pasar la gente condenada. Ann y Brent salieron a la calle antes de ocho años. En comparación a lo sucedido con otras guerrillas americanas, fue algo casi indulgente.

Doug Stewart escribió en Open Road tras su condena que el tamaño de las bombas fue problemático. Sugería que los ataques de nivel medio como incendios y sabotajes mecánicos eran más fáciles de realizar que los atentados, observando que las acciones a gran escala demandan pasarse a la clandestinidad. Direct Action entendieron que debían romper el contacto con otra gente política; que para actuar en una ciudad, debían vivir en otra. Pero esto requería enormes sacrificios personales y emocionales. Cortar completamente todo vinculo con amigos y amantes fue el error que dejo el rastro para la policía local. Las acciones pequeñas son técnicamente simples y permiten, como decía Stewart “a un grupo juntarse fácil y rápidamente alrededor de una cuestión en concreto”. Las actividades de nivel medio también “tienen un impacto de menor intensidad en la vida personal de uno. Si no estas en la clandestinidad, estas menos aislado emocionalmente, y el nivel de estrés en conjunto es mucho mas bajo. Ser detenido por una acción de nivel medio sería algo mucho menos devastador en todos los sentidos. Una condena de dos o tres años no es ningún chiste, pero es sustancialmente más fácil enfrentarse a eso que a una de diez o veinte años”.

Para resumir, permitidme que cite un artículo que apareció en el Prison News Service diez años después de lo de Litton:

“Se hace patente que acciones políticas como las de estes atentados, propaganda por el hecho, como son conocidas, no son comprendidas en una sociedad no política. Incluso aunque unas pocas personas comprendiesen las motivaciones que se esconden tras el ataque, el lado positivo es que tampoco tiene por que haber necesariamente una importante reacción en contra. Es un error pensar que algo como el atentado de Litton podría convertirse en una llamada que despertase a la gente y las motivase a hacer algo contra la situación crítica con la que se enfrentan. Pero explicado apropiadamente puede marcar la diferencia para aquellas personas que ya están concienciadas de la situación y que están frustradas con otros métodos de lucha.”

“Las acciones de guerrilla no son un fin en si mismas; Eso es, una acción en singular, o incluso una serie coordinada de acciones, tienen poca probabilidad de conseguir algo más que un objetivo inmediato. Tales acciones son problemáticas si se asume que pueden llegar a substituir al trabajo político no clandestino. Pero si se pudiesen situar dentro del trabajo político en su conjunto, una táctica más entre tantas, entonces podrían aportar al movimiento más espacio con el que maniobrar, haciéndolos a ambos más visibles y creíbles. Al mismo tiempo, se daría a los activistas un impulso psicológico, una sensación de victoria, a pesar de lo efímero, de modo que pudiesen emprender su propio trabajo político con un entusiasmo renovado…”

“Para la mayoría de activistas americanos, la lucha armada se reduce a una cuestión moral: ‘¿Deberían o no deberían usarse medios violentos para avanzar en la lucha?’ Aunque esto es relevante a un nivel personal, solo crea confusión alrededor de lo que realmente es una cuestión política. La mayoría de los radicales, en este momento de la historia, no se van a involucrar directamente en ataques armados. Pero tal como se desarrollan los movimientos de resistencia en Norteamérica es inevitable que algunos lleguen a asumir acciones armadas. La cuestión se enfocaría sobre si estas acciones armadas serían aceptadas como parte del espectro de actividades necesarias. Mucho dependería de si la gente estuviera sufriendo agresiones o amenazas. Lejos de ser “terrorista”, la historia de la lucha armada en Norteamérica muestra que la guerrilla fue lo bastante cuidadosa al seleccionar sus objetivos. Existe una diferencia importante entre atentar contra objetivos militares o corporaciones, o incluso asesinar a policías en respuesta a su uso de la violencia, y colocar bombas en calles multitudinarias. La izquierda en Norteamérica nunca ha llevado a cabo actos aleatorios de terror contra la población en su conjunto. Denunciar a cualquiera que hubiese elegido actuar fuera de los restrictivos y definidos límites de la “protesta pacífica” a fin de aparentar una moralidad superior, o para teóricamente evitar a la población alienada, es otorgarle al Estado el derecho de determinar cuales son los limites permitidos de la protesta”.

La represión es más efectiva cuando es capaz de evitar que las ideas radicales sean transmitidas a una nueva generación de activistas. Si las ideas pueden ser transmitidas, entonces la nueva ola de activistas desarrollará sus políticas desde la base que ya había sido creada. Afortunadamente, un entorno relativamente pequeño pero muy activo de jóvenes activistas adoptó muchas de las políticas alrededor de Direct Action y las desarrollaron a través de proyectos como Reality Now, Anarchist Black Cross y Ecomedia. Su trabajo en movimientos como el pacifista, el punk o el de apoyo a los indígenas ayudó a asegurar que aquellas políticas no murieran cuando los Cinco entraron en prisión.

Jim Campbell

Este texto, transcrito de una charla de Jim Campbell en Toronto, fue editado como folleto en lengua inglesa en varias ocasiones desde el año 2000.